Los nuevos ecosistemas educativos y las competencias del futuro

June 29, 2018

Esta es la Conferencia de Apertura del evento EduAction Miami que se llevara a cabo del 1 al 3 de julio del presente año en la ciudad de Miami. Deseo compartirles esta información por considerarla de alto valor educativo citando la fuente: Dr. Javier Garcia EduAction Miami 2018.

 

 

Los sistemas educativos actuales, como todos los demás sistemas relacionados con los seres humanos, han entrado en una etapa de intensa presión para hacerlos evolucionar y que logren satisfacer las necesidades de los estudiantes de hoy y de mañana, lo cual no alcanza la comprensión de la actual cúpula política mundial. En este contexto, los modelos tradicionales de aprendizaje son, cada vez más, percibidos por los estudiantes y la sociedad, como entelequias obsoletas que no satisfacen las necesidades requeridas para la vida y solo conducen al desinterés y el aburrimiento en los salones de clases. Ir a la universidad se está convirtiendo en un castigo para nuestros hijos porque el aprendizaje, al contrario de lo que plantean muchos de los intelectuales reconocidos en el ámbito educativo, se da en cualquier espacio, a cualquier hora y desde las más diversas formas. La brecha educativa entre las metas y las necesidades y competencias de los estudiantes, de cualquier edad, se irá incrementando si no se toman las medidas correspondientes en este momento.

 

Es imperativo que hagamos evolucionar nuestra educación hacia nuevos ecosistemas abiertos para resolver satisfactoriamente los complejos problemas del futuro. Los cambios convencionales en la educación tradicional no son capaces de abordar la magnitud de la crisis que enfrentamos. Lo que se necesita es, impostergablemente, un cambio de paradigma en la educación, hacia modelos que sean relevantes para el siglo 21 y más allá. Este nuevo paradigma debe considerar qué trasformaciones sociales, económicas y tecnológicas se están dando a nivel global y qué necesidades generan estas trasformaciones en los sujetos que están cambiando sus estilos y modos de vida y necesitan nuevas destrezas y nuevos conocimientos que les permitan inmediatez en su adaptación a nuevos entornos productivos.

 

Para ello es necesario definir el impacto de los problemas previsibles, en lo posible, y las mega- tendencias que se observan, de manera tal que podamos entender qué necesidades y qué competencias deberán ser consideradas, no solo desde el punto de vista profesional para transitar hacia el futuro, sino también aquellas que se necesitan para vivir y convivir de manera armónica y equilibrada.  La respuesta deberá ser cómo crear nuevos entornos de aprendizaje apoyados por la tecnología, que respondan a dichas necesidades y generen las competencias que la sociedad demanda.

 

Mega-tendencias en la educación

Se han propuesto cinco dimensiones del contexto cercano y relevante para la educación en que hay transformaciones de envergadura en curso, que representan desafíos para la educación del siglo 21. Estos son: el acceso a la información, los repositorios de conocimientos, el nuevo mercado laboral, la disponibilidad de nuevas tecnologías para la educación y la socialización de los estilos de vida. En esencia, estos aspectos se mantienen hasta hoy como dominantes en las tendencias de la educación hacia el futuro. Lo peor es que son obviados o mal interpretados por los responsables en las diferentes instancias para producir las trasformaciones a todos los niveles y todavía se siguen cuestionando problemas que dejaron de serlo años atrás.

Nuevos modelos de aprendizaje para las nuevas competencias

 

 

El modelo educativo para las próximas generaciones deberá potenciar las capacidades de cada ser humano de manera individual, pero, a la vez, deberá permitir la confluencia de todas estas capacidades individuales en una sola resultante. Este modelo solo se podrá constituir si construimos e implementamos un currículo académico capaz de direccionar todos los esfuerzos hacia el desarrollo de las competencias de cada persona, donde su desempeño permita utilizar los recursos existentes, materiales y tecnológicos, físicos e intelectuales, cognitivos y emocionales, de manera óptima y racional, capaces de potenciar al máximo la dimensión humana, capaz de conocer, interpretar y transformar la realidad. Esto implica estimular la creatividad, la imaginación y el pensamiento disruptivo, para resolver los problemas que el modelo plantea, demanda o se proyectan en el contexto actual y futuro.

 

La educación, en general, y el aprendizaje, en particular, es mucho más que almacenar conocimientos, o construirlos; debe enfocarse a proponer respuestas a los problemas y a las necesidades que enfrentamos en las nuevas condiciones en que vivimos. Por ello se requiere movilizar toda la experiencia acumulada, los saberes de los distintos dominios de conocimiento, de las capacidades de acción y de interacción para generar un modelo que integre saberes, acciones, de interacción social y de autogestión, desde una perspectiva integral, holística y dinámica. De ahí la necesidad de proponer nuevos modelos educativos y de aprendizaje incluyendo el relacionado con el desarrollo de competencias.

 

El actual modelo escolar, cuya naturaleza data de los años de la Revolución Industrial, fue pensado para atender las necesidades de producción de una época que ya pasó y la cual ha perdido toda su vigencia. En las dos últimas décadas cambió por completo el modo de aprendizaje. Pero la evolución de las instituciones educativas ha sido lenta, pues los enfoques fundamentales de las instituciones son prácticamente los mismos que los de hace dos siglos.

 

En el sistema educativo del futuro,  se deberá cambiar la primacía de la enseñanza a la primacía del aprendizaje. De ello se desprende que se tendrán en cuenta las múltiples vías de adquisición de destrezas, conocimientos, aptitudes y valores. Los facilitadores del aprendizaje tendrán que concebir actividades que sean motivadoras y los sujetos aprenderán cuando y donde quieran, a un ritmo con el que sientan cómodos, y valiéndose de las herramientas tecnológicas que éstos elijan, manteniendo en sentido de colaboración lo que permita crear comunidades de aprendizaje basadas en intereses y objetivos similares. Se termina la era del profesor para dar paso a facilitadores que guíen y aconsejen a los estudiantes.

 

Liderazgo transformacional en la educación

El liderazgo en general es una actitud natural en personas carismáticas; de alguna manera se puede mejorar bajo circunstancias propicias y principios que pueden ser seguidos por otras personas de una institución educativa, como una estrategia de acción.

 

El liderazgo transformacional requiere de habilidades enfocadas a la aportación de nuevas ideas creativas, innovadoras e inspiradoras, que permitan construir una visión motivadora y compartida con el equipo de trabajo, para ganar credibilidad y experimentar el éxito de toda la organización. Hay muchos ejemplos en la práctica que demuestran que el liderazgo de los directores, rectores, etc., desempeña un papel clave en el desarrollo de las instituciones educativas.  De modo que mejorar el liderazgo transformacional es deber de todos los directivos de las instituciones educativas. La visión endogámica y rutinaria de muchos educadores no ofrece vías alternativas al cambio.  Solo el enfoque de trabajo en redes, el análisis permanente del entorno y el empoderamiento del staff de la institución, hacen que se produzcan mejoras continuas y ventajas competitivas ante un entorno complejo y global.

 

 

Educación y tecnologías de la información y la comunicación

Los principios y modelos de aprendizaje trascienden en mucho las tecnologías específicas. Sin embargo, cuando los programas y los cursos se diseñan y se aplican cuidadosamente, las tecnologías de la información y la comunicación tienen el potencial de acelerar, amplificar y expandir la influencia de los principios de aprendizaje. Las tecnologías pueden hacer más eficientes los procesos de aprendizaje, las personas pueden aprender de una manera diferente, por mediación de las tecnologías y las tecnologías son y serán solo el medio que facilita que el aprendizaje sea más significativo. Esto significa que las tecnologías se pueden y deben usar en entornos presenciales, híbridos y totalmente en línea.

 

La implementación de la tecnología es el mayor cambio que hemos visto en la educación. Durante años, los responsables de la formulación de políticas, los docentes, los padres y los estudiantes han estado sopesando los posibles beneficios de la tecnología en la educación, frente a sus riesgos y consecuencias. Pero ahora el debate es más apremiante que nunca, a medida que los currículos incorporan cada vez más tecnología y los profesores experimentan con nuevos métodos de enseñanza. Por un lado, la tecnología les permite experimentar en pedagogía, democratizar los espacios e involucrar mejor a los estudiantes. Por otro lado, algunos argumentan que la tecnología en el aula puede distraer e incluso fomentar el engaño. Es un tema que sigue en discusión.

Las tendencias de las tecnologías de información consideran diversos aspectos. El primero de ellos son los diversos roles de la tecnología como recurso de aprendizaje, en la gestión de la información académica y de aprendizaje y como plataforma de aprendizaje para la entrega de actividades donde será común el uso de plataformas combinadas como un hub integrado.  Por otra parte, se debe considerar el intenso crecimiento del uso de dispositivos móviles, lo que obliga a los desarrolladores a establecer plataformas y recursos para esta dimensión de mayor uso. Las búsquedas de objetos de aprendizaje serán cada vez más visuales, como son videos y conferencias online. El desarrollo de herramientas de comunicación y colaboración será intensivo y de fácil acceso, el uso del cloud-computing y de herramientas de análisis para el procesamiento de big data y la extracción de patrones de comportamiento de los estudiantes ganará cada vez más espacio y los dispositivos de gamificación, nuevos tipos de redes, objetos 3D y realidad aumentada crecerán cada vez más.

 

Conclusión

 

Los nuevos ecosistemas educativos deberán ser comunidades compuestas por entornos de aprendizaje centrados en el estudiante, en contextos multiculturales reales, motivando el desarrollo de competencias transversales, enfocados a la solución de problemas e integrando productos de aprendizaje en proyectos multidisciplinarios, todo ello apoyado por las tecnologías de la información y la comunicación.

 

Tomado de: https://www.eduactioncongress.org/es/conferencias/

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El papel clave de la neuromotricidad en el aula

December 5, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes

August 11, 2019